Menú



  LealComm




  Sitios Amigos















  Directorio

DIRECTOR
GENERAL

Francisco Leal Díaz

DISEÑADOR Y ASISTENTE TÉCNICO
Emiliano Leal Sorriente

PRODUCCIÓN EDITORIAL
LealCom Editores

PERIODISTAS
Emiliano Leal, Deniss Berríos, Franco Ledi, Rodolfo Díaz.

PUBLICIDAD Y MARKETING
Leal Comunicaciones Ltda.
Tel: (56-2) 727-9231
Santiago de Chile


CONTACTO EDITORIAL
Toda información, colaboraciones, boletines de eventos, invitaciones, inauguraciones, nombramientos, ofertas especiales, así como comentarios u opiniones deben ser enviados a nuestro Departamento Editorial:
E-mail:
candilejas@candilejas.cl

www.candilejas.cl
Revista electrónica producida y editada en Santiago de Chile por
Leal Comunicaciones Ltda.



Derechos Reservados

Santiago de Chile
2006



  Folcloreventos.cl



  Italianos en América



  Publicidad



  Cybertour.cl




  Patagonia XXI




  Noticias



  Publicidad



  Buscador

Web www.candilejas.cl


 

En el Teatro “Camilo Henríquez”:
LECTURA DRAMATIZADA DE LA
"CANTATA SANTA MARÍA DE IQUIQUE"


Presentación especial a efectuarse el
martes 23 de mayo, a las 20:00 horas,
en el Teatro “Camilo Henríquez”
(Amunátegui 31 – Metro La Moneda –
Santiago Centro).

 


 


Grupo de Teatro Adulto Mayor del Círculo de Periodistas de Santiago.


Marcelo Maldonado, en primer plano, director del grupo teatral.


SANTIAGO (Chile), 18 de Mayo — 2017.-  En memoria de la masacre de la Escuela Santa María de Iquique, acaecida el 21 de diciembre de 1907, en donde fueron reprimidos y asesinados 3.600 obreros del salitre, el Grupo de Teatro Adulto Mayor del Círculo de Periodistas de Santiago ofrecerá una Lectura Dramatizada de la Cantata Santa María de Iquique, de Luis Advis.

La presentación tendrá lugar el martes 23 de mayo, a las 20:00 horas, en el Teatro “Camilo Henríquez”, Amunátegui 31, a media cuadra del metro La Moneda, con entrada liberada.

Marcelo Maldonado, director de este entusiasta grupo teatral conformado por adultos mayores, seleccionó pasajes cruciales de la Cantata de Luis Advis, para conformar una sugestiva lectura dramatizada de este sangriento episodio acaecido hace más de un siglo en el norte chileno.

De este modo, los actores en su lectura dramatizada transportan al espectador al Chile de los agitados años de principios del Siglo XX, bajo la presidencia de Pedro Montt (1906-1910), años en que la producción salitrera generada en el norte del país se había constituido en la base de la economía de la nación. La industria salitrera era explotada por capitales ingleses en connivencia con los grupos predominantes de la oligarquía chilena. No obstante, los miles de obreros que trabajaban de sol a sol en los áridos desiertos de la Provincia de Tarapacá, percibían escuálidas remuneraciones mediante fichas que debían ser cajeadas por alimento, vestuarios o productos hogareños, en las pulperías y tiendas propiedad de los mismos dueños de las salitreras.

Allí se vivía en condiciones infrahumanas, con familias hacinadas, soportando mujeres y niños una vida miserable y paupérrima… en tanto, ejecutivos y propietarios ingleses gozaban de cómodos villorrios, bebiendo whisky a placer y disfrutando de envidiables piscinas privadas para apaciguar los rigores del clima. Mientras, obreros y trabajadores entregaban sus vidas en las arduas faenas salitreras.

Por esos años, no sólo los obreros pampinos habían manifestado su descontento por las condiciones inadecuadas de trabajo y los salarios miserables. El país, en general, sufría a principios de siglo una ola de huelgas y reiteradas manifestaciones de descontento social. Pero la paralización de los trabajos salitreros, irritaba al gobierno de Montt por constituir este sector el pilar de la economía de la nación. Además, la oligarquía criolla, con evidentes intereses, presionaba al gobierno para impedir o aplastar cualquier movimiento obrero en las zonas salitreras.

COMITÉ DE HUELGAS
EN ACCIÓN

En Iquique, en tanto, el creciente movimiento social se consolidaba el 16 de diciembre, al conformarse un sólido Comité de Huelga y manifestar resueltamente sus peticiones a favor del movimiento sindical salitrero. El gobierno y la oligarquía tildaron a este comité de “anarquista”, por estar conformado por líderes consecuentes, sólidos y combativos.

Las demandas, sin embargo, eran lógicas y necesarias: aumentos salariales, supresión del sistema de fichas, medidas para frenar la rapacidad patronal en las pulperías mediante el establecimiento de libre comercio en las oficinas así como control de medidas y pesos, medidas de seguridad laboral, capacitación para los obreros y medidas de protección laboral para los obreros huelguistas.

Alrededor de siete mil obreros y trabajadores de diversas faenas salitreras —muchos de ellos acompañados de sus esposas, hijos y familiares—, habían arribado a la ciudad de Iquique para protestar y exigir atención a sus demandas. Pero las autoridades de entonces, principalmente el intendente interino de Tarapacá, Julio Guzmán García, los habían acusado de ladrones, violadores y de alterar el orden público intimidando a la población. Por ello, aduciendo resguardar el orden y seguridad, los habían albergado en la Escuela Santa María de Iquique, en tanto surgía algún avenimiento para concluir la huelga salitrera.

Pero la decisión ya estaba tomada por las autoridades. Días antes de la masacre, el entonces ministro del Interior, Rafael Sotomayor, le había enviado un cable urgente al intendente interino: “Si huelga originase desórdenes, proceda sin pérdida de tiempo contra los promotores o instigadores de la huelga; en todo caso debe prestar amparo, personas y propiedades deben primar sobre toda consideración; la experiencia manifiesta que conviene reprimir con firmeza al principio, no esperar que desórdenes tomen cuerpo. La fuerza pública debe hacerse respetar cualquiera que sea el sacrificio que imponga. Recomiéndole pues prudencia y energía para realizar las medidas que se acuerden. Sotomayor”

Este cable fue enviado el día 14 de diciembre de 1907. Ante el fracaso de las negociaciones, el día 21 de diciembre de 1907, el intendente Guzmán ordenó a las tropas de los regimientos O‘Higgins, Carampangue y Rancagua, además de granaderos, artilleros, marinos y lanceros, se alistaran para tomar posiciones frente a la Escuela Santa María. Una hora más tarde, el ejército lanzó un ultimátum, conminando a los huelguistas a abandonar la Escuela Santa María y dirigirse al recinto del Club Hípico. Sólo 200 huelguistas se movilizaron, ante el repudio del resto de los trabajadores atrincherados allí.

A las 15:30 horas, el general Silva Renard, a cargo de la operación, dio al regimiento O‘Higgins la orden de disparar. La balacera fue indescriptible, a la que se sumaron los otros regimientos. Había que matar, ya se tratase de hombres, mujeres y niños indefensos. En medio de la desigual refriega, un joven sacerdote enfrentó a los artilleros, cargando en sus brazos a un niño perforado por las balas. Intentó persuadirlos para evitar la masacre. Pero el valeroso sacerdote cayó también acribillado.

3.600 TRABAJADORES
ACRIBILLADOS

El perverso general Silva Renard que ordenó la matanza, justificó con estas cínicas palabras el vil asesinato de los 3.600 trabajadores acribillados en la Escuela Santa María: “Había que derramar la sangre de algunos amotinados o dejar la ciudad entregada a la magnanimidad de los facciosos que colocan sus intereses, sus jornales, sobre los grandes intereses de la patria. Ante el dilema, las fuerzas de la Nación no vacilaron”.

El diario El Mercurio, históricamente aliado a la oligarquía chilena, comentó con cinismo en un posterior editorial: “Las condiciones en que se desarrolla el trabajo en las faenas salitreras, colocan al obrero en situación ventajosa respecto de las demás labores de la explotación agrícola o industrial del resto del país. En general, puede decirse que la remuneración del trabajador es allí amplia y que ningún gremio recibe mayores compensaciones y tiene más facilidades para la vida y más oportunidades para el ahorro, que el de los peones y jornaleros empleados en la extracción y beneficio del nitrato”.

Cínicamente, El Mercurio enfatizaba en el mencionado editorial: “El jornal alto, la habitación gratuita, la pulpería a precios equitativos, la alimentación abundante y relativamente más baja que en el sur, compensa sobradamente el esfuerzo del hombre y los rigores del clima y las arideces del territorio…”

Este dramático acontecimiento histórico quedó registrado, años más tarde, en la Cantata Santa María de Iquique, de Luis Advis, interpretada magistralmente por el grupo folklórico Quilapayún.

Así, el director de teatro Marcelo Maldonado, se inspiró en esta potente Cantata para el trabajo escénico del Grupo de Teatro Adulto Mayor del Círculo de Periodistas de Santiago, lectura dramatizada que será presentada al público el martes 23 de mayo del 2017, a partir de las 20:00 horas en el Teatro “Camilo Henríquez”.



Lectura Dramatizada de la Cantata Santa María de Iquique

ELENCO
Gladys Abarca
Ricardo Arellano
Luis Arnez
María Bello
Cecilia Carvallo
Marita Cueva
Carlos Fénero
Juan Emilio Herrera
Margarita Rojas
Gladys Soto
Víctor Zelada

MAQUILLAJE
Ivonne Vilches
ILUMINACIÓN
Jorge Véliz

DIRECCIÓN GENERAL
Marcelo Maldonado Cornejo

LUGAR
Teatro “Camilo Henríquez”
Entrada liberada.
HORA
20:00 horas

FUNCIÓN ESPECIAL
Martes 23 de MAYO
Teatro “Camilo Henríquez”
Amunátegui 31
(Entrada Liberada)
Metro La Moneda
Santiago Centro


 

 

 

 


www.Candilejas.cl
ARTE, CULTURA Y ESPECTÁCULOS

Publicado:

18 / MAYO / 2017

• SANTIAGO
-CHILE-

• CIUDAD DE MÉXICO


 

A B R I OL

_
Publicado el 18-may-2017

 

Versión Imprimible  Versión Imprimible
Enviar a un Amigo  Enviar a un Amigo
 

www.candilejas.cl © 2005




Web site engine\'s code is Copyright © 2005 by PHP-Nuke . All Rights Reserved.
PHP-Nuke is Free Software released under the GNU/GPL license.