“El planeta de los simios: la guerra” – Comentario de CINE

Tercera (¿y última?) parte del reboot. Podría esperarse que esta guerra fuese un enfrentamiento despiadado, pero —en cambio— con una gran lentitud se transforma en un homenaje al cine bélico postmoderno y en una críptica lectura de la redención a través del sacrificio.

Por JOBLAR

Para hablar de la franquicia “Planeta de los Simios”, hay que hacer algo de historia. La primera película (The Planet of the Apes, de Franklin Schaffner, 1968), basada en una novela de Pierre Boulle, (el mismo de El puente sobre el río Kwai), producida por Arthur P. Jacobs y protagonizada por Charles Heston en la cúspide de su carrera.

Además, de ese año es 2001: Odisea del espacio, una de las obras maestras de Stanley Kubrick y del cine mundial. Les recuerdo que la primera secuencia (El alba del hombre) presenta a los homínidos destinados a explorar el espacio.

En vista del éxito obtenido, siguieron otras cuatro, del mismo productor y con la aparición recurrente de Roddy MacDowall, irreconocible con un maquillaje que ganó el Premio Oscar (en ese tiempo no había computadores).

Los títulos fueron: Bajo el planeta de los simios (Beneath the Planet of the Apes, de Ted Post, 1070); Huida del planeta de los simios (Escape from the Planet of Apes, de Don Taylor, 1971); La conquista del planeta de los simios (Conquest of the Planet of the Apes, de J. Lee Thompson. 1972); y Batalla por el planeta de los simios (Battle for the Planet of the Apes, de J. Lee Thompson, 1973).

Siguió una serie de televisión en 1974 y, casi tres décadas más tarde, hubo un intermedio con un remake de Tim Burton (2001) que —para mi gusto— es un bodrio que forma parte de su filmografía “olvidable”.

Luego se dio paso al actual reboot. Éste consiste en una precuela, que “explica” por qué el planeta Tierra terminará siendo dominado por los simios y el hombre será tratado como un animal de carga y de trabajo.

Primero fue Planeta de los simios: (R)evolución (Rise of the Planet of the Apes, de Ruppert Wyatt, 2011), que presenta en un clima altamente distópico lo que va a pasar en un futuro próximos: un experimento genético aumenta la inteligencia de los primates y desarrolla un virus que empieza a aniquilar a la raza humana (el primer síntoma es no poder hablar).

Pero, además, el odio de Koba genera una actitud beligerante, que se desarrolla en Planeta de los simios: Confrontación (Dawn of the Planet of the Apes, de Matt Reeves, 2014), con un nuevo líder: César (Andy Serkis, que ya algunos consideran el Lon Chaney del tercer milenio), que querría la paz, pero que termina contaminado por el odio, debido al asesinato de su esposa y de su hijo.

En esta tercera (¿y última?) parte, el chimpancé decide tomar venganza contra su enemigo el Coronel (Woody Harrelson, en una caricatura del Kurz de Marlon Brando), flanqueado por amigos que insisten en acompañarlo y por una niñita a la que rescatan, que ya ha perdido la voz (Amiah Miller) y que recibe el premonitorio nombre de Nova, por el logotipo de un automóvil.

Pero el personaje del jefe militar, que se afeita la cabeza como Mussolini, no es la única evocación a la película de Francis Ford Coppola: en un túnel abandonado se lee en la pared “Ape-ocalypse Now” y, cuando empieza el ataque de los helicópteros, no es necesario poner la Marcha de las Valquirias, de Wagner, porque ya está en el cerebro del espectador como reflejo condicionado.

Hay muchas otras referencias cinematográficas e históricas, como las fugas de campos de concentración y los traidores que hacen posible el triunfo del enemigo (como los indios colaboradores hicieron posible la victoria de los españoles). ¡Hasta aparece abandonado un camión repartidor de Coca-Cola!

Y se incluye un personaje cómico, al estilo del slapstick: Simio Malo (Bad Ape), un monito de zoológico amaestrado por los hombres.

El hecho de que acepte como nombre un insulto transmite su aceptación de ser de raza inferior, al igual que el Tío Tom.

Pero lo que más me llama la atención es el lenguaje judeo-cristiano del Coronel: sacrifica a su hijo para salvar a la Humanidad, crucifica a los simios vencidos y habla del amor que va del padre a su criatura.

Tal vez demasiadas señales en una sola película, que —por su lento desarrollo— pudiera resultar cansadora para algunos.

(War for the Planet of the Apes. USA, 2017)

TRAILER DEL FILM
“EL
PLANETA DE LOS SIMIOS: LA GUERRA”

PRODUCCIÓN
CineMovs Trailers

________

 Escuche los comentarios de JOBLAR en Radio Nuevo Mundo (CB-93 AM) y su cadena nacional de 25 emisoras FM en todo Chile; además de online en www.radionuevomundo.cl
_________