“DURO DE CUIDAR” – Comentario de CINE

Un buddy movie con todas las características del género más algunas implicancias políticas y asuntos del corazón que dan a la película un claro carisma heterosexual. Pero no falta la segunda lectura: desconfianza en las instituciones y la justicia transformada en un “bien de consumo”.

Por JOBLAR

Hace pocos días falleció uno de los grandes representantes de los buddy movies: Jerome Levitch, más conocido como Jerry Lewis, que hizo pareja con Dean Martin en 15 películas, después de haber actuado por cinco años en televisión y clubes nocturnos.

Hollywood ha producido estas parejas de manera inagotable. Laurel y Hardy, Abbott y Costello, Bing Crosby y Bob Hope, Jack Lemmon y Walter Matthau —entre otros—, dieron paso a parejas interraciales (Gene Wilder y Richard Pryor), que empezaron a incursionar en el campo de las comedias policiales: Nick Nolte y Eddie Murphy (48 Hours / 48 horas, 1982), Mel Gibson y Danny Glover (Lethal Weapon / Arma mortal, 1987), Jackie Chan y Chris Tucker (Rush Hour / Una pareja explosiva, 1998).

Duro de cuidar (que juega con el título en recuerdo de Duro de matar), reúne a Ryan Reynolds con Samuel L. Jackson (que ya hizo de pareja con John Travolta en Pulp Fiction -Tiempos violentos-, de Quentin Tarantino, 1994), tiene un título original más apropiado: “El Guardaespaldas del Sicario”.

INDIVIDUOS
PELIGROSOS

Michael Brice (Reynolds) es un experto en proteger a individuos peligrosos y acepta llevar a Darius Kincaid (Jackson) para que declare contra un tirano de una república de la ex Unión Soviética, que no ha podido ser condenado porque sus secuaces han asesinado a todos los testigos. No sólo controla también al FBI y la Interpol y salir vivos de esta aventura ya va a ser un gran triunfo.

Naturalmente, no cuento la trama. Me limito a observar que ambos actúan por complacer a sus respectivas mujeres: Brice a su ex pareja (Elodie Yung), que es responsable de la vida de Kincaid y —engañada por uno de sus jefes— se ha salvado por milagro del plan para asesinarlos a ambos; Darius para que dejen libre a su esposa (Salma Hayek, que participa casi en un cameo, exhibiendo manejo de artes marciales y su pequeño y hermoso trasero). Y digo esto, porque una de las características de los buddy movies es la ausencia de personajes femeninos.

¡Gran trabajo para los stuntmen! Aquí hay de todo: balaceras, explosivos, persecuciones en automóvil, en motocicleta y en lancha (por los canales de Amsterdam).

En realidad, la película no da respiro y entretiene si no se la toma en serio. Porque la segunda lectura no deja de ser preocupante: la Justicia —como decía Trasímaco en el siglo V a.C.— es la utilidad del más fuerte. Y parece que es además “un bien de consumo”: Brice protege a los malos; Kincaid se encarga de matarlos.

(The Hitman’s Bodyguard. USA, 2017)

 

TRAILER DEL FILM:
“Duro de cuidar”

PRODUCCIÓN:
BFDistributionPeru

 

______________

Escuche los comentarios de JOBLAR en Radio Nuevo Mundo (CB-93 AM) y su cadena nacional de 25 emisoras FM en todo Chile; además de online en www.radionuevomundo.cl
____________