No todo es BOLERO en esta vida, pero hay mucho de eso

El bolero está en el alma del pueblo y se canta de generación en generación… “El bolero presenta la cursilería de la que estamos hechos en América Latina”, afirmó Guillermo Cabrera Infante.

Por Rolando Gabrielli
Desde Ciudad de Panamá


Guillermo Cabrera Infante

Guillermo Cabrera Infante es un extraordinario narrador cubano exiliado y muerto en Londres, dueño de una prosa original y una lengua bíblica frente a sus pares, incluido Lezama Lima, pero sobre todo de arbitrarias y personales opiniones.

Narrador original, sin duda, Tres Tristes Tigres, y esa Habana difunta para un Cabrera tan vivo como su palabra. Repasa el sabor, respira la mítica Habana previa al triunfo de la Revolución y más, con la nostalgia de quien la vivió y no la olvida, porque es la pasión que lo sostiene en el mito y la realidad.

Las vivencias de la infancia y juveniles son un verdadero tatuaje en la psiquis, y en la piel de un autor, como Guillermo Cabrera Infante, que se devora asimismo en su pasado y lo pone ad valorem para que todos lo conozcamos.


Pablo Neruda

Pablo Neruda también vivió esa infancia que le marcó y su juventud, adolescencia donde contemplaba la furiosa naturaleza y los muelles del alba. Años después, cuando viajó a la capital y dejó las lluvias, el hollín de los trenes, su exuberante sur, vivió las tardes crepusculares en Maruri , que dieron origen a Crepusculario.


Lucho Gatica

LUCHO GATICA:
REY DEL BOLERO

Su última originalidad, la de Cabrera Infante, es decir que Lucho Gatica es el poeta chileno y no Pablo Neruda. Gatica, uno de los reyes del bolero, letra y música más que centenaria que habita en el alma latinoamericana, lleva al cubano a hacer esa afirmación rotunda y peculiar, que no deja de ser una boutade, que cree sostener con el prestigio de su fe y de su palabra. Un buen recurso, en el mejor de los casos, rescatar al famoso y emblemático Lucho Gatica.

Sí, el bolero está en el alma del pueblo y se canta de generación en generación. Pero, lo que a lo mejor ignora nuestro avispado Cabrera Infante, es que 20 Poemas de Amor y una Canción desesperada, es un bolero universal, con más de 10 o 15 millones de ejemplares vendidos en decenas de traducciones.

Además, es cantado el poemario estrella del jovencísimo Nefatalí Reyes Basualto, adorado por los jóvenes y no tan jóvenes, porque tiene la garra del folletín amoroso, del idilio, como dicen los entendidos en Neruda: en verdad una historia de amor. No deja de ser un gancho poderoso donde el pez pica el anzuelo al ingresar a la propuesta del autor de Los Versos del Capitán, Residencia en la Tierra, Memorial de Isla Negra, Canto General y tantas páginas que le convirtieron hasta ahora en un long bet seller.

Es un poemario especial para la Red, donde el Amor se escribe con letras mayúsculas, se palpa, siente, vibra, anida, crece y se dispara en el alma, y cae como el verso al rocío.


Guillermo Cabrera Infante

POESÍA PARA
TODA LA VIDA

Dice el autor de marras, que el bolero presenta la cursilería de la que estamos hechos en América Latina, y puede ser cierto, pero la poesía profundiza más, permanece, es universal, y cuando es verdadera, tiene la callada música de los ríos torrentosos o de los árboles frondosos que crecen y dan frutos.

Novelas de amor que duran tres minutos, dice de los boleros el peruano Echenique, y es cierto, pero la poesía cuando es poesía, dura para toda la vida.