“APUESTA MAESTRA” — COMENTARIO DE CINE

La verdadera historia de Molly Brown, que describe los riesgos del dinero fácil y de cómo la justicia puede funcionar cuando escapa de las manos de los que tienen el poder.

Por JOBLAR
Miembro del Círculo de Críticos de Arte de Chile

Contrariamente a lo que otros pueden pensar, Jessica Chastain trabaja bien, pero no es una buena actriz.

Al igual que las antiguas estrellas de Hollywood (que tienen su versión de fines del siglo XX en Julia Roberts), esta flaquita interpreta a una agente del Mossad en Al filo de la mentira (The Debt, de John Madden, 2010), a la Sra. O’Brien en El árbol de la vida (The Tree of the Life, de Terrence Malick, 2011), a una oficial de la CIA en La noche más oscura (Zero Dirty Dark, de Kathryn Bigelow, 2012, ganando un Premio Oscar), a la hija de un astronauta en Interstellar (de Christopher Nolan, 2014), a una astronauta en Misión Rescate (The Martian, de Ridley Scott, 2015).

Fuera de algunas excepciones —como La cumbre escarlata (Crimson Peak, de Guillermo del Toro, 2015)— ha generado una maqueta de mujer fuerte y decidida, que replicó recientemente en Sola contra el poder (Miss Sloane, de John Madden, 2016) acerca de la tenencia de armas en Estados Unidos.

En esta película del debutante Aaron Sorkin (fue guionista de La guerra de Charlie Wilson, de Mike Nichols, 2007 y Steve Jobs, de Danny Boyle, 2015) Jessica Chastain interpreta a Molly Bloom, una ex esquiadora olímpica, que tuvo que retirarse por un accidente y que se dedicó al juego de póker clandestino con enormes ganancias.

Contratada por un organizador de estos encuentros, empezó a acumular tal cantidad de dinero en propinas que se dio cuenta que podía ponerse en propio, contratando a playmates como anfitrionas. Tratándose de productores y estrellas de Hollywood eran ludópatas que no se fijaban en gastos y el negocio marchó bien mientras ella no empezó a cobrar porcentajes.

La verdadera Molly Bloom (ver fotografía junto a la actriz) escribió sus memorias y dejó en claro que el póker no es un juego de azar, sino de estrategia. Y la prueba está en varias secuencias que describen algunos momentos decisivos de éste.

Los verdaderos problemas empezaron cuando se incorporaron miembros de la mafia rusa, que aportaban dinero fácil, pero también delincuencia. En una escena violentísima, Molly es atacada, amenazada de muerte y le roban todo. De nada sirve que sea judía rusa, porque el dinero está por encima de las etnias y las creencias religiosas.

Paralelamente, la película muestra la relación con el padre (Kevin Costner) que quería —y consiguió— hijos exitosos y el desarrollo del juicio que se puso en su contra.

Es ahí donde el film muestra una arista interesante: todos los protagonistas pertenecen a grupos minoritarios estadounidenses: la familia de Molly es judía, el abogado (Idris Elba) es negro y el juez indoamericano (Graham Greene).

Certero lo que éste último dice: “Estamos a un escupitajo de Wall Street y lo sé, porque muchas veces he querido escupirlo”; y, “Allí se cometen crímenes peores al que le imputan a la acusada”.

Pero, sinceramente, creo que no se justifican dos horas 20 minutos para desarrollar un relato tan acotado y lineal.

 (“Apuesta Maestra”. USA, 2017)


TRÁILER DEL FILM:
“Apuesta Maestra”

PRODUCCIÓN:
Diamond Films Latam

 

 

 

 

********

JOBLAR EN
“RADIO NUEVO MUNDO”

Escuche los comentarios de JOBLAR en Radio Nuevo Mundo (CB-93 AM) y su cadena nacional de 25 emisoras FM en todo Chile; además de online en www.radionuevomundo.cl

*****