“UNA MUJER FANTÁSTICA” — COMENTARIO DE CINE

No comenté esta película cuando se estrenó, porque no me invitaron a verla. Ahora que formo parte del Círculo de Críticos de Arte de Chile, me siento con el deber de hacerlo…

 Por JOBLAR
Miembro del Círculo de Críticos de Arte de Chile

Los hijos del senador Hernán Larraín, ya designado como futuro ministro de Justicia por el neo electo Presidente Sebastián Piñera, han tenido la audacia de producir esta película como ya lo hicieron con No (en 2012), que desenmascaraba la falacia del triunfo popular del Plebiscito de 1988. Todo esto, mientras ya se discutía lerdamente el proyecto de la Ley de Identidad de Género.

Pero el argentino Sebastián Lelio (que ya enfrentó la rebelión de una cincuentona en Gloria —2013— y que ahora la está replicando en los Estados Unidos), maneja los acontecimientos de manera tan equilibrada, que impide que se caiga en lo conflictivo y menos aún en lo chabacano.

Sin duda, la atracción (o repulsión) es el cariz morboso que podría adquirir el presentar a una mujer en cuerpo de hombre, con la consecuente victimización. Sobre todo, cuando una transgénero empieza besando a un reconocido heterosexual como Francisco Reyes.

El relato es recursivo y completamente habitual de muchas piezas cinematográficas: Orlando, un hombre mayor de buena situación económica, pasa la noche con su amante y es afectado por un aneurisma, que le provoca la muerte después de que ella lo lleva al hospital. 

Termina así para Marina (Daniela Vega) la celebración de su cumpleaños, que incluía un viaje a las cataratas de Iguazú que ya no será posible, porque también al difunto se le perdieron los pasajes. Y empieza un desgastador itinerario de diligencias y sinsabores, porque la muerte tiene su rutina y cada uno cumple con su deber: el médico, la policía (civil y uniformada), los empleadores, la familia del muerto…

Termina el sueño de amor y todo se vuelve burocrático. Y si ya es violento para una amante común, lo es mucho peor para una transexual, que es tratada no sólo con la natural aspereza, sino también con violencia verbal y física.

El único que la apoya es el hermano del muerto (Luis Gnecco), pero es un pusilánime.

Sonia, la esposa del muerto (Aline Küppenheim, notablemente parecida a Juliette Binoche), la califica como “una quimera” (referido naturalmente al híbrido monstruo mitológico, pero de alguna forma a ese complemento que ella no fue capaz de ser para su marido), pero luego cambia el término por “una perversión”.

El peor castigo (y ya no soy spoiler, porque todo el mundo lo sabe) es prohibirle la asistencia al funeral. Pero, sin embargo, como suele suceder con el amor verdadero, Orlando no la abandona. De hecho, la acompaña dentro del automóvil, en la discoteca donde (al igual que Gloria), trata de aturdirse para no pensar —sobre todo— en la definitiva despedida antes de la cremación. Después, vendrá el episodio definitivo del casillero en el sauna. Todo con música y fotografía impecables.

Realismo mágico (Cien años de soledad, La casa de los espíritus) o no, según mi opinión, funciona. Como asimismo, la alegoría permanente de los espejos (en el baño, en el pubis, mientras camina junto a un edificio), que me recuerda Vértigo, de Alfred Hitchcock (1958), protagonizada por Kim Novak que —curiosamente— padecía del Síndrome de Morris (esto es, que genéticamente estaba destinada a ser un hombre) y que fue “la mujer que vivió dos veces”.

Un último párrafo para hablar de la identidad de género en el cine y en el espectáculo. Muchos recordarán a Coccinelle (1931-2006) y a Leslie Santana (que triunfó en España y murió en 2014), pero eran figuras revisteriles. De artistas de cine, hace poco falleció Alexis Arquette (Pulp Fiction) y en Italia está vigente Eva Robin’s (Roberto Maurizio Coatti). Y una anécdota: cuando tuve a mi cargo la revista “Video para Usted” tuve que comentar la película Alex algo más (Qualcosa in più, de Andrea Bianchi, 1990), en la que aparecía la hermafrodita Maximina Person. Nombre verdadero o pseudónimo, nunca más supe de ella: tal vez fue “la” película, porque no había más espacio para ella.

Para Daniela Vega —que canta tan bien la salsa como la ópera—, creo que es sólo el comienzo.

 (Una mujer fantástica. Chile / Alemania / España / USA, 2017).

 

TRAILER DEL FILM
“Una mujer fantástica”

PRODUCCIÓN:
Productora Fabula

 

 

*********

JOBLAR EN
“RADIO NUEVO MUNDO”

Escuche los comentarios de JOBLAR en Radio Nuevo Mundo (CB-93 AM) y su cadena nacional de 25 emisoras FM en todo Chile; además de online en
www.radionuevomundo.cl

*********