“LA RUEDA DE LA MARAVILLA” — Comentario de CINE

Con un manejo extraordinario de la luz, Woody Allen describe vidas mínimas, mientras que la gran rueda de Coney Island sigue girando sin destino. Los temas son los de siempre: la inmadurez afectiva, el amor como locura, la felicidad que pasa sin detenerse…

Por JOBLAR
Miembro del Círculo de Críticos de Arte de Chile

 En Café Society, Woody Allen había descrito el mundo resplandeciente de Hollywood y Beverly Hills. Ahora, cumpliendo con su cita anual, nos lleva a un mundo de vidas mínimas (como las de José Santos González Vera), que vegetan en la Coney Island de los años ‘50.

El escenario ya había sido aludido en Annie Hall (1977), cuando Alvy Singer (el otro yo de Woody) recordaba haber vivido ahí mientras se deprimía pensando en que el universo se estaba expandiendo.

La rueda de la maravilla presenta, en cambio, un universo que se está contrayendo, iluminado magistralmente por “la fisiología del color” de Vittorio Storaro, que extrae el color de la naturaleza y lo transfiere a los personajes. Para Ginny (Kate Winslet), actriz frustrada con un hijo pirómano, las tintas rojizas del ocaso; para Carolina (Juno Temple), la hija de su marido, el momento del paso hacia la noche.

Porque es esta última la que ha venido a enturbiar las aguas de una playa en la que Ginny espera ser una heroína de Tennessee Williams o de Eugene O’Neill, habiendo iniciado una relación con el salvavidas Mickey (Justin Timberlake), que aspira a ser un escritor como los dos ya citados y que —obviamente— relata los hechos.

En efecto, Carolina es la hija del primer matrimonio de Humpty (Jim Belushi, que en varios momentos me recordó a John Goodman), el marido de Ginny, que tiene a su cargo el carrusel y, por ello, puede vivir dentro del parque de diversiones. A pesar de su juventud, Carolina no tiene grandes expectativas a futuro, porque se casó con un gangster, habló demasiado y ahora la buscan para matarla. Impacta de inmediato a Mickey y Ginny se sentirá corroída irracionalmente por los celos. Y—hay que decirlo— Kate Winslet está extraordinaria en su rol, sobre todo por la expresión corporal, que el salvavidas evidenció la primera vez que la vio en la playa.

Muchas películas de Allen tienen una frase para el bronce. En este caso es: “Cuando se trata de amor terminamos con ser nuestros peores enemigos”.

Los temas son los de siempre: la inmadurez afectiva, el amor como locura, la felicidad que pasa sin detenerse… La ambientación cambia, pero la música y la fotografía siguen consagrando al maestro. Y la rueda gira y gira sin destino.

 (Wonder Wheel. USA, 2017)

 

TRAILER DEL FILM:
“LA RUEDA DE LA MARAVILLA”

Producción:
Imagem México

 

 

*********

JOBLAR EN
“RADIO NUEVO MUNDO”

Escuche los comentarios de JOBLAR en Radio Nuevo Mundo (CB-93 AM) y su cadena nacional de 25 emisoras FM en todo Chile; además de online en
www.radionuevomundo.cl

 

*********