“15:17 TREN A PARÍS” — Comentario de CINE

Lo más notable de esta película es la irónica mirada de Clint Eastwood, que presenta a los tres héroes como tontorrones limitados y encuadrados por la mitología yanqui: como cuando el guía alemán les precisa que fueron los soviéticos los que tomaron Berlín y no los soldados estadounidenses…

 

Por JOBLAR
Miembro del Círculo de Críticos de Arte de Chile

Cuando Audie Murphy volvió a Estados Unidos como héroe de guerra, Hollywood lo convirtió en actor de películas western: fue incluso Billy The Kid y Jesse James.

Condecorado 33 veces (recibió hasta la Medalla de Honor), obtuvo también honorificencias en Francia y Bélgica “por haber matado a más de 240 alemanes”. En 1955, se interpretó a sí mismo en Regreso del infierno (To Hell and Back, de Jesse Hibbs). Murió el 28 de mayo de 1971, poco antes de cumplir los 47 años, en un accidente: el avión privado que piloteaba se estrelló en Craig County, Virginia, cerca de Roanoke. Su viuda se demoró 35 años en pagar sus deudas.

Spencer Stone, Alek Skarlatos y Anthony Sadler se encontraban en el tren que partió de Ámsterdam hacia París el 21 de agosto del 2015 y redujeron a un terrorista del ISIS listo para cometer una masacre. Me queda, eso sí, una duda: ¿cómo pudo subir todo ese armamento al baño del convoy? Por su acción, recibieron la Legión de Honor francesa de manos del Presidente François Hollande.

Estos tres muchachos de Sacramento publicaron un libro con sus memorias y en éste se basó Eastwood para su película y —como ya ocurrió con Audie Murphy— los llamó para que se protagonizaran a sí mismos.

Clint Eastwood se hizo famoso con los “spaghetti western” en los años ‘60, cuando ya estaba actuando desde hacía casi una década. Su figura de californiano con ojos de hielo y rasgos esculpidos en piedra, lo transformaron en un ícono del “macho del star system”, tanto como cowboy como policía incorruptible. A partir de 1971, empezó a dirigir sus propias películas, con resultados notables como Los imperdonables (Unforgiven, 1992), ganadora de 4 Premios Oscar, Million Dollar Baby (2004) y Gran Torino (2008).Y, en este último tiempo, se ha dedicado a enfatizar uno de sus estilemas más característicos, esto es, las emociones de la cotidianidad interrumpida por el destino y/o la violencia de otros hombres, que se difunde y se amplifica.

Basten dos títulos: Más allá de la vida (Hereafter, 2010), con un tsunami que arrasa, y Sully (2016), con el salvataje de los pasajeros de un avión gracias a la heroica acción de un piloto.

A sus casi 88 años, Eastwood sigue magnificando la imagen del héroe, pero éste se parece cada vez más al hombre común. La película se desarrolla con una serie de flashbacks paralelos, que nos muestran a los protagonistas en su vida de niños y de adolescentes: unos “nerds” con problemas de conducta y gusto por las armas de juguete, ansiosos de usar las verdaderas y de servir a la patria, ayudando al prójimo. Mientras en la pared del cuarto está el poster de Full Metal Jacket de Stanley Kubrick.

El espectador ya sabe cómo va a terminar la película y, por lo tanto, cualquier sorpresa está en el desarrollo. Pero no hay sorpresas, sino vida de personas comunes y corrientes, como son estos jóvenes que recorren Roma y Venecia (incluida la publicidad del hotel y del Museo de San Marcos con los famosos caballos robados de Constantinopla).O la extensa secuencia en la discoteca de Ámsterdam.

En todo caso, según mi opinión, lo más notable de la película es la irónica mirada de Eastwood, que presenta a los tres héroes como tontorrones limitados y encuadrados por la mitología yanqui: como cuando el guía alemán les precisa que fueron los soviéticos los que tomaron Berlín y no los soldados estadounidenses.

 (“The 15:17 to Paris”. USA, 2018)

 

TRAILER DEL FILM:
“15:17 Tren a París”

PRODUCCIÓN:
CineMovs Trailers

 

 

*********
JOBLAR EN
“RADIO NUEVO MUNDO”

Escuche los comentarios de JOBLAR en Radio Nuevo Mundo (CB-93 AM) y su cadena nacional de 25 emisoras FM en todo Chile; además de online en
www.radionuevomundo.cl

 *********