PESAR POR DECESO DEL DESTACADO COMPOSITOR VICENTE BIANCHI

A los 98 años de edad falleció el prolífico compositor chileno Vicente Bianchi, quien musicalizó diversos poemas de Pablo Neruda, entre ellos “Tonadas de Manuel Rodríguez”, popularizado por la magistral interpretación de “Silvia Infantas y Los Baqueanos”, grupo folklórico creado por el destacado cantante Pedro Leal Pizarro… Autoridades decretaron duelo nacional y sus restos serán velados en el Teatro Municipal de Santiago…

SANTIAGO (Chile), 24 de Septiembre — 2018.-  Plenamente lúcido hasta sus últimos años de vida, Vicente Bianchi se mantuvo siempre activo frente a la pasión de su vida: su piano inseparable. Allí, pulsando sus mágicas teclas, musicalizó obras geniales que han quedado registradas en la historia musical de Chile, como la ya mencionada “Tonadas de Manuel Rodríguez”, basada en un poema de Pablo Neruda, entre muchas otras creaciones.

Autoridades decretaron duelo nacional y sus restos serán velados en el Teatro Municipal de Santiago.

Vicente Bianchi Alarcón, vecino del sector Ñuñoa, Santiago, nació el 27 de enero de 1920, fue un destacado compositor, pianista y director de orquesta y coros, además de radiodifusor chileno. Obtuvo el Premio Nacional de Artes Musicales de Chile el 2016.

Su obra destaca por llevar a la música los poemas de Pablo Neruda, la musicalización de misas y eventos litúrgicos, como la Misa a la Chilena (compuesta en 1964 y estrenada en 1965) y el Te Deum (19702000); arreglos orquestales, como Música para la Historia de Chile y Canto a Bernardo O’Higgins, además de arreglos para diversas películas.

INICIOS Y CARRERA RADIAL

La infancia de Vicente Bianchi transcurrió entre el Liceo Manuel de Salas y su casa en Ñuñoa. Un piano de cola se transformó en sus inicios musicales en su gran compañero profesional, desde los seis hasta los 20 años, momento en que empezó a componer. Entre 1929 y 1937 realizó estudios en el Conservatorio Nacional de Música.

A los 17 años ingresó al mundo de la radio, que lo llevó a trabajar como radiodifusor gran parte de su vida y a formar sus primeras orquestas profesionales. Luego de retirarse del programa infantil de la Radio Otto Becker, donde permaneció por varios años, Vicente Bianchi fue contratado en 1940 por Radio Agricultura, donde formó su primer octeto profesional, trabajando con cantantes como Malú Gatica. En esta época se consolidó como pianista acompañante y arreglador e incluso acompañó a cantantes tan destacados como Tito Schipa en su viaje a Chile.

A sus 23 años fue contratado por Radio El Mundo, de Buenos Aires, muy importante en la época, que contaba con una orquesta de 14 instrumentistas argentinos, de quienes fue director. Regresó a Chile en 1949 y fue contratado por Radio Minería, quedando a cargo de una orquesta de 30 músicos para interpretar diversos géneros y música chilena con arreglos de Bianchi. Luego fue convocado, en 1951, por Radio Sol, de Lima, para realizar 12 programas estelares, con tanto éxito que fue contratado para oficiar como director de la orquesta por cuatro años más.

Luego de estas exitosas giras, y con la industria discográfica local en franca consolidación, regresó a Chile en 1955 e ingresó a Radio Cooperativa, en Santiago.

DUPLA CREATIVA CON NERUDA

La relación con Pablo Neruda comenzó cuando Vicente Bianchi, de regreso en Chile luego de un período de residencia en Lima, musicalizó el poema “Manuel Rodríguez”, publicado en Canto General (1950). Así nacieron las famosas “Tonadas de Manuel Rodríguez”, que Vicente Bianchi tuvo la oportunidad de presentar al poeta —a quien no conocía personalmente— durante una cena y que lo impactaron profundamente.

Fue totalmente sorpresivo para él, porque no esperaba esto. Contaba Bianchi que Neruda palideció, se paró, lo abrazó y dijo: “Esto es lo que yo soñé toda mi vida, poder llegar de alguna forma al pueblo”.

En ese momento se selló el inicio de lo que sería una prolífica y duradera alianza creativa, cuyos frutos están plasmados en lo que se llamó Música para la Historia de Chile, colección compuesta por: “Romance de los Carrera”, “Canto a Bernardo O’Higgins” y “A la Bandera de Chile”, esta última ganadora del segundo lugar en el Festival de Viña del Mar de 1973.

Neruda, en sus viajes por el mundo, se encargó de dar a conocer las composiciones de Bianchi. Destacaremos que la obra más sensible para el gusto del público, en general, fue “Tonadas de Manuel Rodríguez”, interpretadas por Silvia Infantas y Los Baqueanos, destacado grupo folklórico formado por el recordado folklorista y cantante chileno Pedro Leal Pizarro.

Vicente Bianchi también musicalizó cuatro poemas de los famosos Cien Sonetos de Amor, el “Poema XV” y el poema “Salitre”, del Premio Nobel de Literatura.

“Las noches de Chillán” (1973) fue la última obra de Neruda que musicalizó, texto que el poeta le entregó en su lecho de muerte y que ganó en 1998 el Festival de la Canción de Viña del Mar.

GRAN DIFUSOR CULTURAL

Vicente Bianchi fue un importante animador de la actividad musical chilena, particularmente en el ámbito de la música popular. Junto con dirigir a numerosas agrupaciones, fue el artífice de la creación de muchas otras, entre las que se cuentan el coro Chile Canta —con el cual trabajó durante décadas— y el Coro Espectáculo, que en los años 1970 se presentó por Latinoamérica y Estados Unidos.

Con estas agrupaciones comenzó a trabajar sobre el folKlorE chileno. Dirigió también el Coro de la Universidad de Santiago de Chile (Usach) entre los años 1989 y 1992.

Además de los proyectos ligados con la música, Vicente Bianchi participó en otras iniciativas culturales. Por ejemplo, desde 1982 hasta fines de 1987 fue el encargado del Centro Cultural La Reina, donde se realizaban conciertos de música clásica y popular, funciones de teatro y cine, y diversos talleres abiertos al público. También fue fundador de la Sociedad de Autores y Compositores en 1987.

SU GRAN OBRA MUSICAL

El principal aporte musical de Vicente Bianchi yace en la síntesis que ha logrado entre la instrumentación y el sistema tonal de la música docta y las estructuras y melodías del folklore chileno, dando origen a un estilo muy particular. Esta inclinación —que llevó a Bianchi a estudiar y orquestar refalosas, trotes, villancicos, boleros, etc.— hace eco del fenómeno asociado al rescate de los sonidos tradicionales que se dio en la música mexicana y otras escenas latinoamericanas.

Profesionalmente realizó los arreglos orquestales para canciones clásicas del repertorio popular de moda, como el del cantante Lucho Gatica, entre muchísimos otros cantantes a quienes acompañó en la dirección de orquesta, como la soprano Rayén Quitral, Clara Stock, Nora López, Angélica Montes, Ramón Vinay, Tito Schipa, Verónica Villarroel, Pedro Vargas, Leo Marini y Carmen Sevilla.

Su catálogo cuenta con más de 150 obras escritas, entre las cuales se encuentran obras religiosas, villancicos, la Música para la historia de Chile, himnos y marchas, y música sinfónica chilena y peruana.

Entre las obras más recordadas de la música de Vicente Bianchi se encuentran las “Tonadas de Manuel Rodríguez” (1955), “Romance de los Carrera (1956), “Canto a Bernardo O´Higgins” (1956), “A la bandera de Chile” (1970), “Las Noches de Chillán” (1973-1998) y la canción “Viña de mis amores” (1960), además de su participación como arreglador y orquestador de “La pérgola de las flores”, en 1960.

Entre sus obras religiosas destacan la Misa a la chilena, la Misa de la Cruz del Sur, la Misa del Huaso, Te Deum y obras menores como Ave María, Magnificat, Oración por la paz de Chile, Canción a Teresa de Los Andes, el oratorio de Navidad Historia de Belén, entre otras, y variados villancicos.

Entre la música sinfónica de Bianchi se encuentran las obras Tríptico sinfónico, Cantares Chilenos, Un país llamado Chile, Abejorros, Scherzando, Tonada rítmica, Momento andino, Variaciones en aire de cueca, Preludio melancólico, Remolienda y Cuartetos de cuerdas.

PREMIOS Y RECONOCIMIENTOS

 

VÍDEO
“TONADS DE MANUEL RODRÍGUEZ”
SILVIA INFANTAS Y LOS BAQUEANOS
Y LA ORQUESTA DE VICENTE BIANCHI

PRODUCCIÓN
INFRAMUNDO