“MARACAIBO” — Comentario de CINE

El título podría hacer pensar en una película turística o política (por la actualidad que tiene la situación venezolana), pero —en realidad es un MacGuffin lingüístico— que condensará el contenido del relato hacia el final: una vida tronchada por la violencia y una ilusión…

 Por JOBLAR

Miembro del Círculo de Críticos de Arte de Chile

 Lo dice Cristina, la protagonista: las desgracias nunca ocurren por casualidad.

Cuando Gustavo, cotizado médico cirujano, descubre que su hijo Facundo es gay tiene una grave crisis de conciencia. Sale a dar un paseo en auto “para tomar aire” y, a su regreso, sufre un “portonazo”.

Los dos asaltantes entran a la casa y lo amenazan a él y a la esposa. El hijo aparece desde el segundo piso y el más joven de los embozados, maldiestro y nervioso, le dispara matándolo.

Ése es el prólogo de un calvario: el padre sólo busca venganza, más aún cuando sabe que el asesino se ha entregado y que ha sido encarcelado. Lo interroga y llega al convencimiento de que el otro delincuente es su padre.

Empieza así una caza al hombre, mientras que su matrimonio entra en crisis y también su condición profesional tambalea. De hecho, de vez en cuando recibe una llamada en la que le piden una entrevista porque va a ser ascendido a una importante jefatura. Y él se niega cada vez. Obsesionado por encontrar al responsable de la muerte de su hijo, no piensa en otra cosa.

Todo comenzó por la condición homosexual del hijo que, además, la madre conocía. De allí también que pareciera que ya no tiene una razón para vivir. Su egolatría, encapsulada en el impoluto bienestar de una casa lujosa, le impidió y le impide ver más allá de sus limitados intereses. ¿Perdió al hijo por su intolerancia? ¿Matando al malhechor le va a devolver la vida? Y él… es un hombre que salva vidas.    

La exhibición de la película de dibujos animados, que Facundo había preparado como tesis, le entrega otra perspectiva de la vida, concentrada en una ilusión.

Buenas actuaciones de Jorge Marrale y Mercedes Morán (Delia del Carril en Neruda, de Pablo Larraín, 2016).

En cuanto al título, no tiene una connotación ni turística ni política. Se trata de un MacGuffin lingüístico que —al igual que el inolvidable “Rosebud” de El ciudadano Kane, de Orson Welles, 1941)—, hará su aparición en un momento, recordándonos que al final sólo los nombres permanecen.

(“Maracaibo”. Argentina, 2017) 

TRAILER DEL FILM:
“MARACAIBO”

Producción:
Pensa & Roca Cine

 

 

 

*********
JOBLAR EN
“RADIO UNIVERSIDAD DE CHILE”

Escuche los comentarios cinematográficos de JOBLAR en el programa “Escaparate”, que se transmite en “Radio Universidad de Chile” (102.5 FM) los días domingo, a las 21.00 horas; y además online en
www.radiouchile.cl.
*********