“ANNABELLE 3” – Comentario de CINE

Buena película de terror que, por sus intérpretes juveniles, se acerca al género del splatter, evidenciando los riesgos de la inmadurez y la irresponsabilidad. Desde ese punto de vista, también tiene un cariz didáctico…

 

Por JOBLAR

Miembro del Círculo de Críticos de Arte de Chile.

 

La muñeca Annabelle apareció por primera vez en El conjuro (The Conjuring, de James Wan, 2013), donde debutó también la pareja Ed y Lorraine Warren (interpretadas por Patrick Wilson y Vera Farmiga), dos expertos en situaciones demoníacas y paranormales que existían realmente. De hecho, Lorraine falleció a los 92 años el pasado 19 de abril de 2019 y a ella está dedicada esta película. Su esposo, en cambio, murió el 23 de agosto de 2006, a los 79.

La muñeca tuvo su propia película en 2014 –con su nombre– dirigida por John R. Leonetti y el guión de Gary Dauberman (que también participó en el guión de la nueva versión de It, de Andy Muschietti, 2017).

La temática tenía un cariz de Clan Mason y dejó en claro que Annabelle era realmente peligrosa.

Luego de El conjuro 2 (The Conjuring 2, de James Wan, 2016) –que trataba del famoso caso de Endfield en Inglaterra, que recordaba el Horror de Amityville y que introducía el personaje de la monja Valak– vino Annabelle 2: La creación (Annabelle 2: Creation de David F. Sandberg, 2017), una precuela escrita por Dauberman, que relataba su origen y su “tránsito” hacia la maldad.

La monja (The Nun, de Corin Hardy, 2018) es un spin-off, que cuenta con la actuación de Taissa Farmiga, hermana menor de Vera, que también aparece casi en un bonus track.

La historia es de Dauberman y Wan, lo que deja en claro que éste es un Universo equivalente al de los superhéroes Marvel, pero en el filón del terror.

Annabelle 3, escrita y dirigida por Dauberman, transcurre en la mismísima casa de los Warren y la protagoniza Judy (McKenna Grace), la pequeña hija que queda a cargo de una quinceañera babysitter (Madison Iseman), mientras ellos se ausentan por una noche. El problema es que en la casa irrumpe otra jovencita (Katie Sarife), que intrusea en el Museo de los Objetos Malignos y desata el terror.

La película es previsible, pero atrapa. Por la presencia juvenil, tiene un sabor a splatter y deja una enseñanza con respecto a los riesgos de la inmadurez y la irresponsabilidad. Tiene además un prólogo inquietante, en una noche de niebla junto a un cementerio, que deja en claro un detalle substancial para la serie: la muñeca no está poseída, porque los demonios no poseen objetos, sino que atrae fuerzas malignas y las proyecta sobre las personas para procurarse un alma. Continuará…

(Annabelle Comes Home. USA, 2019)

 

TRAILER DEL FILM
“ANNABELLE 3”

PRODUCCIÓN
SensaCine Trailers