Chilevisión desvincula a “La Jueza” de su programación

Tras 11 años ininterrupidos de “La Jueza”, Carmen Gloria Arroyo ha sido desvinculada, junto a su equipo de producción, en una abrupta decisión que sorprendió al medio televisivo nacional. ¿Las razones? Un misterio, pues “La Jueza” en horario vespertino marcaba entre 8 y 12 puntos de rating.

 Por Johnny DosPalos

SANTIAGO (Chile), 27 de Diciembre — 2017.-  En una abrupta decisión, los directivos de Chilevisión decidieron desvincular de la programación a “La Jueza”, conducido por la abogada Carmen Gloria Arroyo, quien junto a un equipo de al menos 30 colaboradores logró mantener este espacio de contenido social, emitido en horario vespertino.

Insólita decisión, sin duda, considerando la efectiva asistencia social que ha brindado a los televidentes a lo largo de tantos años, un espacio de consultas diversas, de exposición de problemas de relaciones humanas y de contextos legales, que otorgó amplia y acertada ayuda social, particularmente a un sector de nuestra sociedad carente de asesorías legales o abogados que, sin duda, resultan para la mayoría bastante inalcanzables.

Insólita medida, pues el espacio emitido en un horario televisivo de escasa audiencia, oscilaba con un magnífico rating, entre 8 y 12 puntos.

La propia conductora de este programa de índole social, Carmen Gloria Arroyo, confesó el rating del espacio, incluso arrojando cada año “números azules”.

La abrupta medida sorprendió al medio televisivo, en general, obteniendo la solidaridad de conductores y gente de los otros canales de la TV chilena.

Insólita, además, la forma en que se dio a conocer la desvinculación de todo el equipo de producción de “La Jueza”, cuando la mañana del martes 26 de diciembre Carmen Gloria fue llamada a una reunión con el staff ejecutivo de Chilevisión, para informarle de la decisión que aquí estamos comentando.

Por cierto, un balde de agua fría para la entusiasta conductora, quien hasta ese momento pensaba que iba a renegociar su permanencia en el programa para la siguiente temporada. Muy lejos de ello. El mismo trámite, siguieron todos los miembros del equipo. Uno a uno fue notificado de su abrupto despido. Y, a todos, la misma razón: “Problemas económicos globales de la estación televisiva”.

 
UNA TV
MERCANTILIZADA

Lo más triste, es que una vez más se impone la mercantilización de la televisión chilena, cuyos ejecutivos piensan sólo desde el punto de vista financiero, mercantilista, antes de pensar en los beneficios para la audiencia televisiva.

Una vez más, la misma cantaleta, razones de financiamiento; el mismo criterio para lucrar con programas sin ningún contenido, sin detenerse a pensar en la audiencia y en los beneficios que un programa puede significar para el televidente.

El maldito lucro que encandila a los ejecutivos de la TV chilena, les hace pensar en una programación hueca, vacía de contenido, carente de valores y de consistencia social.

Pésima decisión la de Chilevisión al dejar sin pantalla a “La Jueza”, un buen programa de índole social y de significativa utilidad pública.

Preguntamos: ¿Por qué no sacar de pantalla a programas tan frívolos e inaguantables como “Primer Plano”, conducido por Julio César Rodríguez y Francisca García-Huidobro? Un programa intrascendente, mediocre, saturado de copuchas triviales que a nadie interesan y en donde se habla durante horas de un mismo tema inicuo, soportando comentarios ridículos, como los que emanan de los labios de la inefable Pamela Díaz.

Ninguna comparación entre los contenidos de “La Jueza” y “Primer Plano”. Na’ que ver. Sin embargo, los ejecutivos de Chilevisión son absolutamente miopes al momento de analizar los contenidos de un programa de TV: sólo evalúan cuánto pueden lucrar con un espacio determinado. Ese es, lamentablemente, el criterio.

Sin duda, la decisión de Chilevisión ha sido muy desafortunada y ha perdido a una talentosa y muy profesional conductora, como lo ha demotrado Carmen Gloria Arroyo, en 11 años de conducir muy acertadamente “La Jueza”.

Lo sentimos por los televidentes, que son los que más pierden con tan insólita decisión.