“IL SICILIANO” — Comentario de CINE

Lo que podría haber sido un simple documental o un “biopic” se transforma en un cuadro de costumbres, que se revela más real que ciertos “cine-verdad” que apuntan a lo socio-político…

Por JOBLAR

Miembro del Círculo de Críticos de Arte de Chile

El gentilicio “siciliano”, por influencia del cine de Hollywood, se ha transformado en sinónimo de “mafioso”, sin sopesar siquiera el alcance que tiene ese apelativo.

Así como éste alude a una forma de autodefensa histórica que evolucionó en Estados Unidos a lo delincuencial, hablar de “siciliano” equivale a una etiqueta genérica que acumula etnias y formas de ser completamente distintas. De hecho, el palermitano tiene poco que ver con el agrigentino, el siracusano y menos aún con el nisseno de Caltanissetta. Baste recordar como excelente resumen socio-histórico cuando el Príncipe de Salina dice al cavaliere piemontés Aimone di Chevalley, que viene a ofrecerle un puesto en el Senado del naciente Reino de Italia.

Juan Carlos Avatte era llamado “il siciliano”, porque era hijo de inmigrantes sicilianos, pero su tipo es (o era) el común a los de las razas mediterráneas y hablaba desenvolviéndose con todas las características del “chileno” (otro arquetipo inexistente) que trabaja y disfruta de la vida.

Los que quieran saber de su vida, de sus anécdotas, de las personas que fueron sus amigas y de sus aventuras, pueden leer los diversos artículos escritos sobre él cuando estaba en vida y después de su muerte, acaecida a los 76 años, en agosto de 2017.

Carolina Adriazola, José Luis Sepúlveda y Claudio Pizarro filmaron por largo tiempo la vida y los lugares frecuentados por Avatte, dejando en claro cómo una peluca puede cambiar la vida de una persona (de hecho “persona” en griego significa “máscara”), haciéndolo actuar y presentarse con otra identidad ante los demás. El mismo Avatte declaraba que las pelucas que le robaron tal vez aparecerán en el asesinato de un político, como ya estuvieron en las de un comandante en jefe.

La película no es ni un documental ni un “biopic”, sino más bien un “cuadro de costumbres”, puesto que presenta no sólo un personaje principal, sino ambientes y representantes típicos de Chile: los imitadores (empieza con “Los Beatles”), el Passapoga con desnudistas, las “fiestocas” donde corre el vino y se disfruta el baile desenfrenado, las viejas que quieren parecer jóvenes, los que esconden su pelada…

En suma, una alegría de vivir que se expresa lejos de la “gente linda” y que los directores se solazan en describir como cámara indiscreta, ya sea atisbando por la puerta entreabierta, cómo Avatte tiene un encuentro amoroso con una joven bailarina de caño o cómo muchos quieren lucirse cantando tangos o melodías de moda; incluso en su funeral.

(Il Siciliano. Chile, 2018)

FICHA TÉCNICA

Dirección: Carolina Adriazola, José Luis Sepúlveda y Claudio Pizarro.
Producción: Carolina Adriazola.
Dirección de Fotografía: José Luis Sepúlveda.
Montaje: Carolina Adriazola, José Luis Sepúlveda y Claudio Pizarro.
Diseño de sonido: Carolina Adriazola.
Productora: Mitómana Producciones.

REDES SOCIALES

FB: Miradoc
Twitter: @_miradoc
Instagram: @_miradoc

TRAILER DEL FILM:
“IL SICILIANO”

PRODUCCIÓN:
Mitómana Producciones.

 

 

 

 

 

*********
JOBLAR EN
“RADIO UNIVERSIDAD DE CHILE”

Escuche los comentarios cinematográficos de JOBLAR en el programa “Escaparate”, que se transmite en “Radio Universidad de Chile” (102.5 FM) los días domingo, a las 21.00 horas; y además online en
www.radiouchile.cl.

 

*********