“¿CÓMO ANDAMOS POR CASA?” — Comentario de CINE

El Chile neoliberal visto a través de una familia de clase media, que vive en un mundo virtual de esperanzas insatisfechas por culpa de valores equivocados…

 Por JOBLAR

Miembro del Círculo de Críticos de Arte de Chile

Boris Quercia es un clásico. Así como Charles Chaplin es siempre Charlot y Mario Moreno es siempre Cantinflas (interpreten el papel que interpreten), el actor, guionista y director chileno es siempre un representante de la clase media, que cumple con la definición de Jorge Ahumada: los miembros de la clase media son personas con las aspiraciones de la clase alta y los medios de la clase baja.

En este caso, Eduardo Ahumada (Boris Quercia) trabaja en una oficina con la esperanza de que no lo despidan e incluso sugiere al jefe el nombre del que podrían “desvincular”. Su esposa Rocío (Amparo Noguera) tiene una quebrada tienda de comida para mascotas. La hija Valentina (Florencia Berner) practica natación, pero hace trampas dopándose. Federico (Fernando Gutiérrez) es casi ignorado por sus padres y sufre bullying en el colegio.

Un hecho remece a la familia y, en vez de ser una buena noticia, provoca un desbarajuste total: Valentina queda seleccionada para competir en Brasil, pero debe financiarse el viaje y también el del entrenador. Son “sólo” cuatro millones de pesos que se suman al crédito hipotecario vigente, a las tarjetas de crédito sin cupo y a la inestabilidad laboral.

Y empieza una tragicomedia que incluye ventas de garaje, arrendar una habitación a un gallego de paso y tratar de vender el auto, que aún no se termina de pagar.

Es la secuencia mejor lograda de la película, porque resulta verídica y vigente: Eduardo va a vender el auto y termina comprando otro de peor calidad.

Mientras tanto, en paralelo, Federico compra una pistola por internet y se apresta a dispararle a sus abusadores compañeros. Por una casualidad, no alcanzará su objetivo, pero provocará una persecución policial con drones incluidos.

Dicho todo así, parecería una comedia disparatada y basta. En efecto, busca hacer reír, pero del mismo modo que —en forma seria— Quercia presentó el diario vivir en la serie “Los ‘80”, aquí evidencia todas las contradicciones de un Chile neoliberal, que se mueve por valores equivocados en un mundo virtual de esperanzas consumistas insatisfechas.

Al fin de cuentas, nada importa. Sólo el dinero, que debe obtenerse como sea (el vecino, que cambia auto constantemente, termina esposado) y que debe transformarse en efímero bienestar. Porque, como colofón, quiero señalar que Rocío —gracias a un antiguo “amor”— arriesga los ahorros en la hípica y el dinero lo utiliza para “mejorar su delantera”. ¿Y por qué, no, después de todo?

Quercia no pretende hacer crítica social, sino mostrar nuestro mundo cotidiano tal cuál es. Por ello, creo que la película quedará como documento del deteriorado Chile actual.

(“¿Cómo andamos por casa?” — Chile, 2018)

 

TRAILER OFICIAL DEL FILM
“¿Cómo andamos por casa?·

PRODUCCIÓN:
BF Distributions

 

 

*********
JOBLAR EN 
“RADIO UNIVERSIDAD DE CHILE”

Escuche los comentarios cinematográficos de JOBLAR en el programa “Escaparate”, que se transmite en “Radio Universidad de Chile” (102.5 FM) los días domingo, a las 21.00 horas; y además online en
www.radiouchile.cl.

*********