“THE PARTY” — Comentario de CINE

Todas las contradicciones de la clase intelectual británica, en una comedia negra a lo Woody Allen y Mike Leigh, con referencias varias a Edward Albee y Harold Pinter. Sólidas actuaciones…

 Por JOBLAR

Miembro del Círculo de Críticos de Arte de Chile

 

Sally Potter (cualquier parecido con Harry Potter es pura coincidencia) ha sorprendido al mundo del cine con obras como Orlando (1992), basado en una novela de la mismísima Virginia Woolf.

En The Party empieza ya jugando con las palabras, porque el título puede significar tanto La fiesta, como El partido. Y —al mejor estilo de los Secretos y mentiras de Mike Leigh (Secrets & Lies, 1996)— junta a siete personajes para celebrar a Janet (Kristin Scott Thomas), que acaba de ser nombrada Ministra de Estado.

Pero los invitados, comportándose con ese estilo al que nos tiene acostumbrados Woody Allen, han vivido y viven en un mundo de mentiras con las que ocultan otros tantos secretos. Además de una pareja lésbica (Cherry Jones y Emily Mortimer) están una amiga estadounidense (Patricia Clarkson), su pareja naturoterapeuta (Bruno Ganz) y un joven agente de bolsa (Cillian Murphy) que espera la llegada de su esposa Marianne, mientras se droga a escondidas en el baño.

El dueño de casa (Timothy Spall, que podría haber caído en la sobreactuación) se mantiene distante, desconectado de la realidad y que busca apoyo colocando antiguos discos de vinilo. Renunció a su carrera académica por su esposa; se ha mantenido en la sombra, pero ahora tiene dos anuncios que hacer obteniendo también dos efectos: la caída del castillo de naipes y el dominó que arrastra a todos los otros.

El texto tiene el estilo y el ritmo de Edward Albee y Harold Pinter, lo que se transparenta en la puesta en escena. Los primeros planos refuerzan el contenido de los diálogos, que desnudan la falsedad y las contradicciones de los presuntos ideales que han impulsado a los personajes y que se revelan simples móviles: la lesbiana madura no quiere formar una familia, sino tener compañía; el agente de Bolsa se mueve sólo por el dinero; se busca el poder y no el bien común.

Las actuaciones son una clase de arte dramático. Cada elemento es un signo funcional al todo; ninguna palabra está demás. Y no falta un Godot, al mejor estilo de Samuel Beckett: es Marianne, cuya presencia se hace cada vez más necesaria, en la medida que aumenta el caos.

No me gusta ser spoiler; sólo les digo: estén atentos al principio y al final. Vale.

(“The Party”. Gran Bretaña, 2017)

 

TRAILER DEL FILM:
“THE PARTY”

PRODUCCIÓN:
SensaCine TRAILERS

 

 

 

*********
JOBLAR EN
“RADIO UNIVERSIDAD DE CHILE”

Escuche los comentarios cinematográficos de JOBLAR en el programa “Escaparate”, que se transmite en “Radio Universidad de Chile” (102.5 FM) los días domingo, a las 21.00 horas; y además online en
www.radiouchile.cl.

*********