“ROBIN HOOD” — Comentario de CINE

Vuelve el legendario personaje en una precuela que enfatiza el aspecto ideológico. No se trata ya de robar a los ricos para dar a los pobres o de defender a la autoridad legítima: definitivamente, se denuncia y se combaten las actuales formas de tiranía…

Por JOBLAR

Miembro del Círculo de Críticos de Arte de Chile

Robin Hood es una leyenda que deriva de varias narraciones populares del siglo XIII: un noble decaído, una divinidad de los bosques, un ladrón egoísta o altruista. El escocés Sir Walter Scott, en el siglo XIX, le dio una existencia literaria legítima, haciéndolo aliado de Ivanhoe, que combatía para restituir a Ricardo Corazón de León en el trono usurpado por su hermano, Juan sin Tierra.

Lo consagró el cine, con Douglas Fairbanks en 1922, y otra docena de películas.

Yo lo vi interpretado por Errol Flynn (en pantalla chica, naturalmente), dirigido por Michael Curtiz (1938) y no ha podido ser superado ni por Kevin Costner, ni Sean Connery, ni Russel Crowe. Se trata de productos comerciales (como lo son la interpretación en dibujos animados de Walt Disney Producciones, en 1973, y la parodia de Mel Brooks, en 1993, que en Chile se mostró a la crítica pero no se estrenó), y no merecen mayor comentario.

La cinta de Curtiz, en cambio, hacía aparecer al personaje como un típico representante del audaz empresario norteamericano.

El londinense Otto Bathurst es director televisivo y se nota. Su película se presenta como una precuela, que se esmera en describir las razones por las que Robin decide no defender al soberano ausente, sino atacar al poder. Y su encarnación es el Sheriff de Nottinghman, que esquilma a los que deberían estar bajo su protección quitándoles sus ahorros y lo poco que tienen con la promesa de ganar una guerra contra infieles sanguinarios que, si resultan vencedores, los masacrarán a todos. Es decir, actúa como una administradora de fondos de pensiones, o los organizadores de un espectáculo para recaudar capitales en pro de una buena causa. ¿Resulta conocido? Así como otros no hablan de opositores o de disidentes, sino de “insubordinados”, el Sheriff  dictamina que no hay “pueblo”, sino “súbditos” y —en otro momento— asegura que “nada se mueve sin que yo lo sepa”. ¿Resulta conocido?

Pero el ideólogo de la revuelta no es Robin, sino un Little John de color, que participó en la guerra de la que han logrado sobrevivir y que lo convence que el poder debe combatirse donde le duele: el dinero.

De allí que se transformen en ladrones que devuelven lo que se quitó por la fuerza. Y ello, efectivamente, provoca un remezón sobre todo en la Iglesia Católica Apostólica Romana, que sustenta el poder desde el punto de vista ideológico.

Pero hay un detalle más: los medios de “agresión subversiva”, que incluyen una bomba molotov del siglo XII. ¡Véanla!

En esta versión, los personajes están todos: Robin de Loxley es Taron Egerton, que se ha hecho notar como Gary “Eggsy” Unwin de Kingsman: El servicio secreto (Kingsman: The Secret Agent, de Matthew Vaughn, 2015) y Kingsman: el círculo dorado (Kingsman: The Golden Circle, de Matthew Vaughn, 2017); Little John o El Pequeño Juan, es el afroamericano Jamie Foxx (Ray, de Taylor Hackford, 2004), que recuerda al Azeem de Morgan Freeman en Robin Hood, príncipe de los ladrones (Robin Hood: Prince of Thieves, de Kevin Reynolds, 1991); Marion es la irlandesa Eve Hewson de Puente de espías (Bridge of Spies, de Steven Spielberg, 2015); y el Sheriff de Nottinghman es Ben Mendelsohn (Ready Player One, de Steven Spielberg, 2018).

A ellos hay que agregar a Will Scarlet, que aquí es rival de Robin y lo interpreta Jamie Dorman (“Christian Grey”), el Fraile Tuck antes de que fuera parte de la banda (Tim Minchin) y dos personajes semihistóricos, que seguramente volverán: Guy de Gisbourne (Paul Anderson) y “el cardenal” (F. Murray Abraham, que me recuerda al inquisidor de El nombre de la rosa, de Jean-Jacques Annaud, 1986).

(Robin Hood. USA, 2018)

 

TRAILER DEL FILM:
“ROBIN HOOD”

PRODUCCIÓN:
Trailers In Spanish
 

 

 

 

 

*********
JOBLAR EN
“RADIO UNIVERSIDAD DE CHILE”

Escuche los comentarios cinematográficos de JOBLAR en el programa “Escaparate”, que se transmite en “Radio Universidad de Chile” (102.5 FM) los días domingo, a las 21.00 horas; y además online en
www.radiouchile.cl.
*********