“SUSPIRIA” — Comentario de CINE

Excelente remake de la película de Darío Argento, que repropone el relato de manera novedosa, como un complemento de la cinta anterior y apoyándose no sólo en los efectos especiales, sino en actuaciones excepcionales como la de la dúctil Tilda Swinton…

Por JOBLAR

Miembro del Círculo de Críticos de Arte de Chile

En mi calidad de admirador de Darío Argento y habiendo visto varias veces su Suspiria, título tomado del Suspiria de Profundis, de Thomas de Quincey, confieso que fui a ver el remake de Luca Guadagnino con prejuicio, sobre todo después de haber soportado bodrios como Psicosis, de Gus Van Sant (Psycho, 1998) o La Momia, de Alex Kurtzman (The Mummy, 2017).

Por ello es que la impresión que obtuve ha sido particularmente grata. Esta nueva versión no sólo es muy buena, sino que sirve de complemento a la precedente.

El relato comienza en Berlín en 1977, cuando se estrenó la película de Argento y ocurrieron hechos históricos relevantes, que se intercalan a la trama dándole un background de historia verdadera (o muestran cómo la ficción y la realidad se combinan). En efecto, el secuestro del avión Boeing 737-230 C por parte de terroristas que, dejando varios muertos en su ruta, exigían la liberación de miembros de la Banda Baader-Meinhof, que fue noticia en desarrollo por cuatro días. Finalmente, las fuerzas especiales alemanas lograron reducirlos en Mogadiscio, matando a tres de los cuatro secuestradores, mientras que los encarcelados presuntamente se suicidaron.

En este ambiente violento, Susie Bannion (Dakota Johnson, que se rescata de su insufrible personaje de la serie de las Cincuenta sombras) llega a incorporarse a la prestigiosa academia de baile de Helena Markos, atrayendo la atención de la famosa coreógrafa Madame Blanc (Tilda Swinton) gracias a su talento. Cuando llega a ser primera bailarina, la desplazada Olga (Elena Fokina) acusa a las dirigentes de brujería y lo paga caro en una secuencia alucinante. Efectivamente, se respira un aire tenebroso, se ha producido hace poco la extraña muerte de una alumna, y el Dr. Josef Klemperer, un anciano psicoterapeuta que la atendía, investiga por qué están ocurriendo eventos extraños, mientras recuerda su propio pasado con la desaparición de su esposa durante la II Guerra Mundial (Jessica Harper, protagonista de la cinta anterior).

Se establece así una suerte de vasos comunicantes entre el pasado lejano, el presente y el pasado cercano con un denominador común: la violencia irracional. Además Argento ubicaba los hechos en Friburgo y no junto al muro divisorio de las dos Alemanias. Y hay dos profundas diferencias con respecto al relato original: por un lado, el conocimiento de la verdadera naturaleza de las dueñas de la Academia no sigue el decurso de El bebé de Rosemary, sino que es prontamente denunciada; por el otro, la joven bailarina no es una timorata víctima de las circunstancias siempre ignara de lo que ocurre, sino que toma las riendas de la situación de inmediato.

“Una madre puede substituir a muchas personas, pero no puede ser substituida”, no es una frase que aparezca por casualidad. Se refiere a las tres madres que constituyen una tríade infernal: Mater Suspiriorum, Mater Lacrimarum, y Mater Tenebrarum.

A cada una, Argento dedicó una película (las otras dos son Infierno, de 1979, y La tercera madre, de 2007), lo que me hace pensar que también Guadagnino intentará completar el tríptico.

Una última nota con respecto al uso del color: Argento utilizó un technicolor en el que trabajaba fotograma por fotograma obteniendo contrastes rabiosos difíciles de repetir; Guadagnino tiende a difuminar el ambiente en grises y medios tonos, transmitiendo una sensación de frío angustiante.

Y para concluir: los espectadores se sorprenderán cuando descubran quién es, realmente, el misterioso Lutz Ebersdorf que encarna al Dr. Von Klemperer.

(Suspiria. Italia/USA, 2018) 

TRAILER DEL FILM:
“SUSPIRIA”

PRODUCCIÓN:
LoMio-es-elCine

 

 

 

*********
JOBLAR EN
“RADIO UNIVERSIDAD DE CHILE”

Escuche los comentarios cinematográficos de JOBLAR en el programa “Escaparate”, que se transmite en “Radio Universidad de Chile” (102.5 FM) los días domingo, a las 21.00 horas; y además online en
www.radiouchile.cl.
*********