“MALIGNO” — Comentario de CINE

Una nueva forma de posesión, en la que un serial killer se reencarna en un recién nacido y —utilizando su cuerpo— se apodera de su mente. El final abierto deja en claro que, según el éxito de taquilla, habrá una secuela…

Por JOBLAR

Miembro del Círculo de Críticos de Arte de Chile
 

El Mal (¡sí! ¡con mayúscula!) existe. Y su manifestación más peligrosa puede estar en la frágil imagen de un niño indefenso, que además presenta signos de superdotado intelectual y problemas de comunicación con el entorno.

El espectador ya conoce personajes de este tipo, en particular al “Damien” de El Presagio (The Omen, de Richard Donner, 1976), que era el mismísimo Anticristo. Pero están también los niños de El germen de las bestias (Village of the Damned, de Wolf Rilla, 1960; con su remake dirigido por John Carpenter en 1995, conocido en Chile como El pueblo de los malditos), que eran extraterrestres invasores.

Y no se puede olvidar los poseídos por demonios, que tiene su máxima expresión en la Linda Blair de El exorcista (The Exorcist, de William Friedkin, 1973).

En este caso, la posesión corresponde a un serial killer que se ha reencarnado en el pequeño Miles (Jackson Robert Scott). No se crea que con esto cuente la película, porque todos los hechos están expuestos en el prólogo y lo que el director pretende es desesperar desde un comienzo al público, que sabe lo que los personajes no saben.

Los actores son poco conocidos y eso ayuda a seguir mejor el relato. Taylor Schilling es la madre que, primero, se sorprende de la capacidad de superdotado que tiene el niño y, luego, se aterra cuando presiente que hay algo sobrenatural en su comportamiento. Una psicóloga (Paula Boudreau) y un experto en cuestiones esotéricas (Colm Feore) intervienen para tratar de dilucidar la situación. Una sesión de hipnosis, con tanto de angustiante metrónomo, revelará la horrible realidad y la indefensión en que se encuentran los que rodean al niño.

Una de las víctimas va a ser el padre (Peter Mooney), que queda en un coma reversible a largo plazo. La madre desesperada, incluso cree que puede salvar al niño cometiendo un asesinato. Pero el Mal es más fuerte. Todos van a proteger al pequeño sin saber que es un ser peligroso.

 He visto muchas películas  terroríficas y reconozco que ésta en dos ocasiones me hizo saltar en la butaca. El temor de que podemos ser víctimas del Mal disfrazado de inocencia es una realidad de todos los días. Y la forma en que el niño mira al final la mano de la psicóloga preanuncia una secuela, que será posible si la taquilla de la película funciona.

(The Prodigy. Hong Kong / USA, 2018)

 

TRAILER DEL FILM:
“MALIGNO”

Producción:
CineMovs Trailers

 

 

*********
JOBLAR EN
“RADIO UNIVERSIDAD DE CHILE”

Escuche los comentarios cinematográficos de JOBLAR en el programa “Escaparate”, que se transmite en “Radio Universidad de Chile” (102.5 FM) los días domingo, a las 21.00 horas; y además online en
www.radiouchile.cl.
*********